Cómo una empresa de flotillas puede enfrentar la crisis generada por la pandemia

0
1822

¿Qué es necesario hacer para que una empresa de flotillas pueda enfrentar la crisis generada por la pandemia?

La pandemia derivada por el virus COVID-19 ha provocado graves afectaciones económicas a distintos sectores. Ante esta problemática, es necesario contar con un plan estratégico capaz de enfrentar la crisis.

Los pequeños y medianos transportistas experimentan graves cambios financieros y por lo cual deben adaptarse a la nueva realidad. Con esto, los gerentes necesitan adaptar los presupuestos para gestionar los proveedores, plantilla y otros insumos. Sin las medidas correctivas necesarias, las empresas podrían tener serios problemas en los compromisos que tiene con los clientes.

Según datos de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga (CANACAR), el COVID-19 afectó al 85.5% de sus socios. De este informe, el 97.5% corresponde a pequeñas y medianas empresas.

Janitzio Piña Ferreyra, de la Red de Consultores para Mipymes en Nacional financiera, expuso ante transportistas como enfrentar la crisis. Esto se debe, como parte de las actividades de las conferencias virtuales “Oportunidades ante la crisis”.

Te puede interesar: Formas en que la telemática puede ayudar a las flotillas ante el COVID-19

Cómo una empresa de flotillas debe enfrentar la crisis generada por la pandemia

Según el experto, la nueva realidad incrementó el tamaño de las cuentas por cobrar y pagar de los transportistas. Con ello, mencionó analizar adecuadamente la información financiera, es decir, balance, estado de resultados y estado de flujo de efectivo para tomar mejores decisiones.

Identificar retos

El primer paso para realizar los cambios, es identificar los retos de la empresa. Esto se refiere que, al momento de prescindir algunos costos no se ponga en peligro la operación de la empresa. La base de este análisis está constituido por:

  • Mantener a los clientes satisfechos. Este es un punto que hay que tomar en cuenta, debido a que los clientes serán más selectivos en su compra. Sin dejar de lado la calidad del servicio, el precio en esta nueva realidad será mucho más relevante.
  • Proveedores reducirán plazos de crédito y buscarán garantías. Se sugiere que la empresa debe conservar a los proveedores y explorar oportunidades en conjunto.
  • Los empleados se convertirán en mejores aliados o peores retractores. El sumar a los operadores a la toma de decisiones, es de vital importancia, debido a que los transportistas saben la afectación que conlleva perder un operador. Es recomendable cuidar el capital humano, preguntar al personal sobre aspectos operativos y orientarlos.

Costos directos

El segundo paso es analizar de forma detallada los costos directos. Con esto se refiere a los que están directamente relacionados con el movimiento del tractocamión.

La compra de refacciones, servicios de transporte y de postventa serán costos directos. Por otro lado, en los costos indirectos estarán los servicios de administración, finanzas, diseño, marketing digital, recursos humanos y logística.

Tercerización de procesos

El tercer punto es la tercerización de procesos para mejorar la eficiencia. En este apartado, el transportista tendrá que hacer una lista de servicios que puede obtener de un tercero. Con ello, el experto de Nafin, sostuvo que antes se pensaba que las empresas debían mantener el control total de los procesos clave. Sin embargo, la actual dinámica promueve la tercerización para conseguir la eficiencia.

Nuevos criterios

En el cuarto paso se debe crear un nuevo criterio para clasificar los costos en preparación al cambio. Estos son los indispensables, reducibles y prescindibles. Janitzio Peña Ferreyra mencionó que la reducción de los costos a desde un peso a miles de ellos.

Presupuesto innovador

El quinto punto es la elaboración de un nuevo presupuesto innovador y creativo. Debido a este, la comunicación con los proveedores, acreedores y clientes adquirirá una especial relevancia.

Rediseño financiero

El sexto punto se refiere a cómo aterrizar una estrategia de rediseño financiero mediante un plan operativo. Este consiste en hacer una planificación ajustada a la nueva realidad.

Gracias a este nuevo plan, se estructurarán las acciones partiendo del nuevo presupuesto, lo cual determinará la relación que tendrán los transportistas con los clientes, cambios en estructura y tecnología.

Posibles riesgos

El séptimo paso busca realizar un mapeo de posibles riesgos del nuevo presupuesto y plan de mitigación. Ferreyra mencionó que no precisamente es que se tengan los riesgos solucionados. sino que hay que tenerlos monitoreados para ver la posibilidad de eliminarlos.

Comunicación asertiva del nuevo presupuesto y estrategias

En este punto se debe involucar a los trabajadores, familia y socios. Mientras que a los proveedores y acreedores se sugiere discutir alternativas según la situación.

Ferreyra reiteró que el liderazgo ha cobrado suma relevancia en la pandemia de COVID-19. Debido a esto, la nueva realidad obliga a las empresas a realizar cosas diferentes a comparación de cómo eran realizadas antes.

Según datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), 93.2% de las empresas del país registraron algún tipo de afectación debido a la contingencia derivada por el COVID-19. El efecto que causa mayor alarma, es la disminución de los ingresos con un 91.3%.

Es por ello que la telemática hoy en día puede ser utilizada como una herramienta clave para enfrentar esta crisis. Gracias a esta se pueden utilizar distintas aplicaciones que pueden llevar a un mejor análisis de los procesos y una mejora en la toma de decisiones.

Si quieres conocer más acerca de nuestras soluciones y verte beneficiado por la telemática para enfrentar la crisis, haz clic en el botón y con gusto te atenderá un asesor.

Contactar

DEJA UNA RESPUESTA

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí